Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Necesidades

10 principios Montessorianos para llevar a casa

Me gustaría compartirles algunos principios fundamentales Montessorianos para que practiquen en casa. Estos principios son relevantes para cualquier niño en edad preescolar.

1. Debes SEGUIR al niño. Este es el más importante principio de todos y debe seguirse a cualquier edad. Debemos respetar y honrar el interés y la necesidad de cada uno de nuestros hijos.

2. Dale a tu hijo la libertad de explorar en espacios cerrados y abiertos por igual, siempre y cuando sea seguro y utilice esa libertad de manera positiva.

niñosnaturaleza

3. Dale a tu hijo la oportunidad de utilizar las manos tanto como sea posible. Tu hijo debe estar expuesto a todas las experiencias concretas que tengan que ver con el uso de sus manos para después lograr la abstracción de conceptos.

4. Promueve todo tipo de ejercicios de Vida Práctica y Sensorial. Estos ejercicios promueven su independencia, coordinación, concentración y orden. Además, estos ejercicios son una preparación indirecta para otras áreas de aprendizaje como matemáticas y lenguaje.

DiegoCI

5. Ten utensilios y materiales de su tamaño a la mano en cajones y estantes de fácil acceso, esto promueve la repetición de ejercicios.

6. No interrumpas sus ciclos de trabajo (o juego).  Dale la oportunidad de ir construyendo períodos de concentración cada vez más largos.

7. Evita los premios y castigos. Dale la oportunidad de reconocer su propio esfuerzo y de sentir satisfacción después de lograr una tarea.

8. Muéstrale cómo. Cuando no sepa cómo utilizar algo, hazle una demostración con secuencia de pasos. Que tus movimientos sean lentos y precisos.

9. Que el ambiente que lo rodea sea ordenado y atractivo. El orden externo promueve el orden interno y la inteligencia.

juguetesorden

10. Cuando le ofrezcas una actividad nueva,  revisa que aisle una sola dificultad (si se trata de clasificar colores, que solo sea esa cualidad. No incluyas cualidades como tamaño y  forma en el mismo ejercicio). Cuando se trata de una sola dificultad el error será tan evidente, que lo detectará solo.

Visita: http://www.montessoriqro.com

http://livingmontessorinow.com/2011/03/08/top-10-montessori-principles-for-natural-learning/

Cómo lidiar con los berrinches

Los berrinches son típicos entre los niños menores de tres años, aunque existen casos en que estos perduran en otras edades como una manera de obtener lo que quieren. Los niños generalmente harán un berrinche porque están muy cansados, irritables, hambrientos, enfermos o abrumados emocionalmente.  Conforme el niño crece, los berrinches podrán ser, también, una manera de poner a prueba límites o simplemente generar una reacción en el adulto.

Parece como si los niños escogieran los peores momentos para hacer un berrinche. Puede ser que estés conduciendo el auto, comiendo en un restaurante, comprando el super o en casa de amigos. La tendencia natural como padres es querer hacer algo de inmediato, que el berrinche pare porque nos sentimos avergonzados y estresados. En lugar de reaccionar de esa manera, deberíamos recordar que el berrinche significa algo, y que lo único que funciona es llegar al fondo de la causa y abordar las necesidades de nuestro hijo.

Tipos de berrinches

Existe una gran diferencia entre un berrinche en un niño que se encuentra cansado, hambriento o enfermo y aquel hecho por un niño que está enojado, frustrado y poniendo a prueba los límites. El primero, requiere determinar la causa, permanecer calmado y ayudar al niño con comida, descanso y consuelo.

El segundo tipo de berrinche es como cualquier lucha de poder. Se trata del intento de tu hijo de ejercer cierto control en alguna situación en la que se siente impotente. A través del berrinche, el niño está tratando de comunicarnos algo.  Hay que mantener la calma, no engancharse y tratar de descifrar el mensaje oculto. A veces los padres no escuchamos a nuestros hijos, y el berrinche puede ser la manera de pedir que nos detengamos y escuchemos lo que tienen que decir.

¿Cómo lidiar con los berrinches?

  • Algunos niños tienen dificultades con las transiciones y eso puede llevar a un berrinche. Por ejemplo, si estás en el parque, avísale a tu hijo, de manera anticipada, que tendrán que irse pronto. “Nos vamos a ir del parque en 10 minutos. ¿Te gustaría volverte a subir a la resbaladilla?”
  • Si tu hijo está poniendo a prueba los límites, mantente calmado y evita engancharte en sus argumentos. Habla con él en voz suave y dile que entiendes que esté enojado pero que la regla no se romperá. “Entiendo que te quieras quedar en el parque, pero tenemos que ir a casa a cenar”.
  • Si has estado hablando por mucho tiempo con alguien durante la comida o en el teléfono, asegúrate de darle mucha atención a tu hijo cuando termines.

Algunos tips para evitarlos

  • Pídele a alguien que cuide de tu hijo mientras vas al super, si has detectado que ahí hace berrinches de forma frecuente.
  • Explícale lo que hay planeado para el día y manten ese orden.
  • Explícale los límites. Si, por ejemplo, suele hacer berrinches en la tienda porque quiere algun juguete, aclárale antes de llegar a la tienda que no se lo vas a comprar.
  • Evita los golpes. Esta es la manera más segura de enseñarle a ser violento con otros.
  • No trates de contener físicamente a un niño en medio de un berrinche, a menos de que ponga en peligro su seguridad.
  • No recurras a premios o castigos. Cuando un niño está siendo irracional, estos recursos no funcionan y pueden agravar la situación.
  • No discutas. No se puede llegar a algo cuando la otra persona está bloqueada.
  • No avergüences a tu hijo o ridiculices su comportamiento.
  • No intentes lidiar con un berrinche en público. Lleva a tu hijo a un lugar en donde puedan estar solos y hablar en privado.

Visita: http://www.montessoriqro.com

Fuente: Seldin, T. (2006). How to Raise an Amazing Child, the Montessori Way. New York. DK Publishing.

Características de un niño de 6-12 años

Conoce sus características y déjate sorprender

La educación entre los seis y los doce años no es una continuación directa de la etapa anterior, pero se basa en dicha etapa. En lo psicológico, cambia decididamente la  personalidad  y, conforme lo ha determinado la naturaleza, durante este período el niño adquiere todo cuanto tenga que ver con la cultura, tal como en la fase anterior había absorbido las impresiones provenientes  del medio. La conciencia, que ha tenido ya un considerable desarrollo, ahora sale expulsada en una dirección determinada, la inteligencia se extrovierte y el niño muestra una predisposición a indagar la razón de las cosas como nunca lo había hecho. Los conocimientos se transmiten  con mucha más facilidad cuando hay entusiasmo por aprender; es por eso que en esta etapa se siembra la semilla de todo, pues la mente del niño es similar a un suelo fértil dispuesto a acoger lo que más adelante germinará en forma de cultura. Pero si en este periodo especial la mente no recibe la atención suficiente o no logra satisfacer sus necesidades vitales, termina por atrofiarse artificialmente, y a partir de entonces se resistirá al conocimiento que se le pueda impartir. Si la semilla se siembra demasiado tarde, ya no quedará ningún interés; sin embargo, a los seis años se recibe toda manifestación de cultura con entusiasmo, y estas semillas que se siembran hoy en el niño crecerían y se expandirían mañana.

Un segundo aspecto de la educación a esta edad está relacionado con la manera en que el niño explora el terreno de lo moral, discriminando entre el bien y el mal. Ya no es receptivo, no absorbe impresiones con facilidad como lo hacía antes; ahora quiere comprender por sus propios medios y no se contenta con aceptar simples hechos. A medida que desarrolla la actividad moral, el niño quiere aplicar su propio juicio de valor, que muy a menudo será muy distinto que el de los adultos.

Una tercera cuestión interesante que se observa en el niño de esta etapa, es la necesidad que lo impulsa a relacionarse con otros, pero no meramente para estar acompañado, sino buscando alguna forma de actividad organizada. Le gusta juntarse con los demás en grupos  por el hecho de que cada uno ocupa determinada posición. Esta es una tendencia natural que hace que la especie humana viva en forma organizada. Cuando al niño de esta etapa se le ofrecen todas las posibilidades de adquirir cultura para que pueda ampliar su panorama y sus ideas acerca del mundo, se formará y desarrollará tal organización.

Un cuarto aspecto el niño de los 9 a los doce años está listo para abrirse al conocimiento del universo en sí. Es por ello que la escuela de esa época debe incluir una exposición del mundo lo más completa  posible, y no ser dividida en unidades aisladas de materias, como se acostumbra actualmente en las escuelas tradicionales.

Un quinto aspecto está ligado en esta etapa a la consolidación de la lecto-escritura que se desarrollará tan naturalmente como lo hizo el lenguaje en el periodo anterior. En esta etapa mientras más conocimientos se pongan a su disposición, más se le estimulará a explorar el lenguaje escrito.

Nos interesan tus comentarios, suscribete a nuestro blog o escribenos en Facebook.

Colegio Montessori de Querétaro, desarrollando el potencial de tus hijos

Visita: www.montessoriqro.com

A %d blogueros les gusta esto: